Barco directo a Formentera

0 comentarios
 


Hasta hace poco quien quería visitar el paraíso mediterráneo de Formentera no tenía más opción que pasar por Ibiza y hacer escala en su puerto, lo cual no es una mala idea pero quitaba mucho tiempo a los viajeros que nos disponían que de unos pocos días para sus vacaciones.

Ahora en cambio ya es posible viajar en barco directo a Formentera porque la compañía Baleària ha anunciado que mantendrá el próximo año su apuesta decidida por el tráfico de la línea directa diaria Dénia-Formentera, además de la ya existente entre Palma de Mallorca y la isla, conexiones que estarán disponibles entre los meses de mayo y septiembre con once frecuencias semanales.

De este modo los que quieran dar el salto desde la península a las hermosas playas vírgenes de Formentera solo tendrá que dirigirse al puerto de Dénia (Alicante) y embarcarse en el ferry en una travesía que dura poco más de dos horas. Es más: existe la posibilidad de realizar una excursión de un día, saliendo de Dénia a primera hora de la mañana y regresando por la noche: toda una jornada para explorar los tesoros de esta isla mágica y seductora.

La compañía empezó a principios de mayo de este año a operar esta línea con el fast ferry Formentera Direct, que fue sustituido a finales de julio por el fast ferry Ramon Llull, más grande y mejor equipado, debido al aumento de la demanda. ¡Todo el mundo quiere disfrutar del verano en Formentera, aunque solo sea por unos pocos días! Sin duda esta es la forma más práctica y sencilla de descubrir el pequeño Caribe de las Baleares.

Readmore...

Ferias en Mallorca en otoño

0 comentarios
 

El verano se estira siempre un poco más en el Mediterráneo que en el resto de España, también en las islas, por eso el calorcito y el buen tiempo hacen que siga siendo una buena idea viajar a Mallorca en septiembre, octubre y noviembre. No solo para ir a la playa (¡por qué no?) sino también para disfrutar del colorido de las ferias en Mallorca en otoño.

Un clima más suave y sin las masas de turistas de la época estival son dos buenos argumentos, y para acabar de decidirse, toda una lista de fechas en las que acercarse a la cultura y las tradiciones mallorquinas a través de sus fires (ferias). Estas son las que no te puedes perder si viajas a Mallorca en otoño:

  • Fira del Meló, la feria del melón de Vilafranca de Bonany, en la que se rinde tributo al producto más característico de esta zona. Hay un vistoso concurso en el que se premian los más grandes y sabrosos melones que se producen en la huerta de este municipio de la comarca del Pla. No falta el concurso de comer melones 
  • Festes des Vermar, la fiesta de la cosecha en Binissalem, para probar el primer vino de la temporada. Aquí está el corazón vinícola de la isla y algunas de las mejores bodegas. Lo más divertido es la guerra callejera de uvas y el concurso de pisadores, pero sobre todo las jornadas gastronómicas en las que es tradición probar los fideus de vermar, bien picantes.
  • Mostra de la Llampuga en Cala Ratjada. Este delicioso pescado solo se pesca en otoño, y solo en Mallorca. En toda la costa de Llevant se cocina y se consume de mil formas. 
  • Dijous Bo de Inca, el gran jueves del año para la pequeña ciudad del interior de la isla, a la que acuden visitantes de todos los rincones de la isla, llena de mercadillos, música y mucha animación.
  • La Fira de la Sobrassada de Campos rinde homenaje al producto más conocido de la isla, la gran delicatessen.
  • Una cita muy especial cada mes de noviembre es la Fira de l´Esclata-Sang de Mancor de la Vall, el punto de reunión de los buscadores de setas de la isla y de los amantes de los productos de la montaña. Es además una ocasión de oro para descubrir uno de los pueblos más bonitos de la Sierra de Tramuntana. 
Readmore...

Visitar las Cuevas de Campanet

0 comentarios
 

Todo el subsuelo de la isla de Mallorca está lleno de cuevas, grutas y cavidades subterráneas, muchas de ellas todavía pendientes de ser descubiertas. los que viajan por primera vez a la isla no suelen perderse la visita a las espectaculares Cuevas del Drach, en el municipio de Manacor, pero olvidan pasarse por las de Campanet, menos conocidas pero igualmente impresionantes.

Por este motivo nuestra recomendación es visitar las Cuevas de Campanet, antes o después de las del Drach, par apoder comparar y sobre todo llevarse una impresión global de los tesoros y las maravillas que Mallorca guarda celosamente en sus entrañas. 

La Mallorca subterránea


Las Cuevas de Campanet, tienen una superficie aproximada de 3.200 metros cuadrados  y un recorrido visitable cercano a los 600 metros. Este sistema de cuevas fue descubierto en el año 1945 durante unas prospecciones en busca de agua.

En sus diferentes galerías y salas, algunas de ellas inundadas por ríos subterráneos, fueron bautizadas con nombres tan sugerentes como la Sala Romántica, Sala del Lago o Sala del Castillo. Todas ellas destacan por la riqueza y vistosidad de sus formaciones geológicas: estalactitas, estalagmitas, columnas, etc.

Para añadir más misterio a la visita cabe destacar también que en una de estas salas se hallaron restos fósiles de un animal extinguido hace 4.000 años, el Myotragus, una especie de antílope endémico de Mallorca y Menorca. 

Información práctica 


Las cuevas están abiertas todos los días del año excepto Navidad y Año Nuevo, de 10 a 19 horas. La entrada general cuesta 11€, aunque solo 5€ para los niños. La visita a la cueva dura cerca de 40 minutos. Conviene llevar alguna prenda de abrigo, sea cual sea la época del año, pues la humedad y la temperatura (unos 18º C) son constantes en el interior. 

En el exterior hay una importante zona recreativa es apta para todos los públicos y una cafetería. Para llegar a las Cuevas ("ses coves", como se las conoce en la isla) hay que tomar la autovía entre Palma y Sa Pobla y salir por la salida de Campanet. A la salida del pueblo basta con seguir las indicaciones.
Readmore...

Otra delicia de Mallorca: La gamba de Sóller

0 comentarios
 

Un día en Sóller da para mucho: pasear por el centro del pueblo y oler el aroma de los naranjos, admirar su singular arquitectura modernista, tomar el tranvía de madera que lleva al puerto y allí, sentarse en algún restaurante para comer o cenar saboreando uno de los más famosos manjares de la zona: las gambas.

La Aristeus antennatus, conocida en toda Mallorca como "gamba de Sóller" es exquisita y todo un emblema gastronómico, aunque se pesca en toda la costa de Tramuntana, desde Andratx casi hasta el Cabo Formentor, no solo en Sóller. Ya en la Antigüedad los romanos alababan estas gambas rojas mallorquinas y usaban las cabezas para elaborar su querida salsa de pescado fermentado, el garum.

Sin embargo, ningún lugar mejor que el Port, bajo las estrellas y con el destello del faro que vigila la bocana, para disfrutar de una cena de verano con las gambas como protagonistas. Tal es la fama de este manjar que una enorme escultura de hierro oxidado de una gamba sirve para decorar una de las rotondas principales del puerto. Un merecido homenaje.

Hay que avisar de una cosa: una bandeja de gambas rojas de Sóller a la plancha con sal de la isla es una maravilla para los sentidos, pero no se trata de un plato precisamente barato. En la lonja del puerto su precio puede llegar a alcanzar los 90 euros el kilo. Pero si visitas Sóller debes probarlas. No te arrepentirás.
Readmore...