Trágica historia de la isla de Cabrera

0 comentarios
 



La isla de Cabrera
forma parte del archipiélago balear. Está enfrentada a al costa sur de Mallorca y forma parte del distrito de Santa Catalina, uno de los más reconocidos en Palma de Mallorca.

Para evitar la expansión turística en la zona, y la consecuente destrucción de los parajes naturales para construir paseos, hoteles, restaurantes y demás, la presencia militar desde 1916 ha convertido al ecosistema en uno de los mejor protegidos de la islas baleares, y desde 1991 se fundó el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera y desde ese momento la zona paso a ser privilegiada para los amantes de la naturaleza y la ecología, ya que la explotación turística en la zona está prohibida.

La isla tiene una gran historia, habiendo sido hogar de fenicios, bizantinos, romanos y cartagineses a lo largo de lo siglos. Cuenta la leyenda que una de las figuras más importantes de Cártago, Aníbal Barca, nació en uno de los islotes cercanos llamado Sa Conillera.

Pero también existen algunos recuerdos trágicos de la historia. La isla de Cabrera goza de un infame logro: ser el primer campo de concentración de la historia. Los españoles enviaron a los soldados franceses derrotados en Bailén a esta isla donde no existían edificios ni construcciones. Los soldados vivían presos en la isla, con suministros provenientes desde Mallorca que llegaban cada cuatro días.

Entre 1809 y 1814 los presos franceses sufrieron de toda clase de vejaciones hasta que se firmó la paz.

Pero ahora la Isla de Cabrera es un paraje maravilloso, hermoso parque repleto de flora y fauna que invita a los viajeros de todo el mundo a descansar y relajarse mientras conocen variedades de plantas y animales autóctonos. Para ir a Cabrera hay que solicitar permiso en la dirección de Parque Nacional y está prohibido cualquier actividad de extracción de recursos, como pesca, caza, recolección de piedras o productos naturales.

Leave a Reply