Mágicas puestas de sol en Cala Salada, Ibiza

0 comentarios
 


Si hay algo que subyuga a cualquiera que visite Ibiza en verano son sus impresionantes puestas de sol. Es bastante habitual ver cómo la gente busca alguna terraza estratégica o se tumba en algún rincón escondido con buenas vistas al mar para disfrutar de un espectáculo natural sin igual, una especie de ritual sagrado que fascina a los hombres desde la noche de los tiempos.

Uno de los mejores balcones a los que asomarse para presenciar este momento del día es Cala Salada, una pequeña playa rodeada de pinares a unos 5 km. al norte de Sant Antoni de Portmany. Cada día cuando el sol inicia su ocaso nutridos grupos de visitantes, en los que se mezclan ibicencos y turistas, acuden a la playa y toman posiciones sobre la area o las rocas. Algunos llevan bebidas con las que brindar por el magnífico espectáculo de la Naturaleza. que se disponen a contemplar.

Realmente se trata de un momento mágico en el que los espectadores guardan un silencio respetuoso hasta que el sol se oculta por completo. Entonces irrumpen en aplausos y poco a poco abandonan el lugar por el empinado camino de tierra que conduce a la carretera.

Una vieja atalaya guarda Cala Salada y un camino que parte a sus pies nos lleva a Cala Saladeta, su hermana pequeña totalmente virgen muy frecuentada por los nudistas. Si prefieres algo igualmente tranquilo pero mejor equipado es mejor que te quedes en Cala Salada a pasar el día y quedarte a comer en el magnífico restaurante que se levanta junto a la playa, uno de los mejores de la isla.

Leave a Reply