Banyalbufar, un verde balcón al mar

0 comentarios
 

La pequeña y hermosa localidad de Banyalbufar vive practicamente colgado sobre un balcón al mar. Desde el mar parece como si todo el pueblo se precipitara en cascada desde las montañas de la Serra de Tramuntana hacia el Mediterráneo, con sus característicos bancales dedicados al cultivo y sus pequeñas casas.

Los orígenes de Banyalbufar se remontan a la época musulmana. De hecho el topónimo árabe Banyalbahar significa "construido junto al mar". Sus abitantes se han dedicado tradicionalmente dedicado a la ganadería, a la pesca y a la agricultura. En su día fueron muy apreciados en toda la isla los tomates de ramillete que se cultivaban aquí. Hoy es mucho más famoso el vino de malvasia, producido en pequeñas cantidades por las cuatro o cinco bodegas que se han creado en las últimas décadas y que funcionan en régimen de cooperativa agraria.

La ofertas turística de este pueblo donde apenas viven 500 almas es reducida pero selecta. Banyalbufar no ha perdido ni una gota de su singular encanto que pueden disfrutar los que decidan alojarse en sus pequeños establecimientos hoteleros: el Hotel Baronia, ubicado en el antiguo palacio de sa Baronia, el Hotel Sa Coma, el Hotel Mar i Vent, el Hotel Son Borguny, el Hostal Rural Ca'n Busquets y el Hotel Rural Ca Madó Paula.

En definitiva, Banyalbufar es el destino en la costa norte mallorquina de aquellos que buscan el lado más solitari, tradicional y auténtico de Mallorca. Quienes hayan contemplado una puesta de sol de verano en una de sus terrazas sobre el mar degustando una copa del delicioso vino blanco local lo sabe bien.

Leave a Reply