Manacor, la ciudad de las perlas

0 comentarios
 

Manacor es la ciudad más grande de Mallorca después de Palma. Es la capital de la zona de Llevant y es famosa dentro y fuera de las islas por dos motivos: por ser la ciudad natal del tenista Rafael Nadal y por la fabricación de bellas perlas artificiales que se exportan a todo el mundo.

La primera fábrica fue fundada el 1902, por el industrial alemán Eduard Heusch. En 1951 esta misma fábrica introdujo un nuevo tipo de perla llamada Majorica, de una calidad muy superior al resto. Desde entonces hasta hoy han proliferado las fábricas que producen estas pequeñas maravillas: Majorica, Orquídea, Madreperla, Sureda, Perlas Mar... Todas ellas cuentan con grandes expositores y tiendas, no solo en Manacor, sino en Palma y otras localidades de la isla, también en el hall de algunos hoteles de cinco estrellas.

Lo mejor es que se puede visitar las factorías gratuitamente y ver en directo el trabajo de los talleres y todo lo que rodea la industria de las perlas cultivadas. Estas perlas requieren una gestación mucho más corta que las naturales (unas dos semanas de promedio). A través de un proceso similar al de la ostra, un núcleo de alabastro es recubierto capa a capa con esencia perlada. Dicha esencia, extraída de especies marinas, es la que otorga a la perla su excepcional lustre y magnífica iridiscencia. Luego toca el pulido para eliminar imperfecciones y el remate minucioso, casi artístico. El resultado luce en collares, brazaletes, pendientes, colgantes, broches o anillos.

La crisis también ha golpeado duramente al negocio de las perlas cultivadas y algunas de las fábricas clásicas de Manacor han tenido que cerrar sus puertas o reducir drásticamente su plantilla en los últimos años, aunque las perlas siguen despertando mucho interés en países como Japón o Estados Unidos y son uno de los souvenirs preferidos de los turistas que visitan Mallorca.

Leave a Reply