El Palacio de la Almudaina, en Palma

0 comentarios
 

La estampa clásica de Palma de Mallorca es la poderosa imagen de la Catedral con el Parque del Mar a sus pies y la silueta recortada del elegante Palacio de la Almudaina junto a ella, flanqueado por altas y esbeltas palmeras.

Según los arqueólogos bajos los cimientos de este bello palacio se encuentran los restos del primer núcleo urbano romano de la ciudad, que datarían del siglo II a.C. Pero es en la época musulmana cuando se construyó un autentico alcázar que servía de residencia al valí o gobernador sarraceno. Es entonces cuando el palacio toma su actual composición. Durante la conquista catalano-aragonesa de Mallorca, en 1229, el edificio quedó parcialmente destruido pero pronto los reyes de Mallorca lo reconstruyeron para hacer de él su residencia oficial.

Hoy la Almudaina sirve de residencia oficial de los reyes de España en sus visitas a la ciudad y en sus instalaciones alberga la sede del Gobierno Militar y el Museo de Mallorca.

Su aspecto desde el exterior sigue siendo soberbio, dominando desde sus altos muros, todo el casco antiguo de Palma. De sus torres destaca la del homenaje, también llamada del Ángel, por una escultura de cobre del siglo XIV que representa al Arcángel San Gabriel, el antiguo patrón de la ciudad. Junto a las escaleras de la cuesta de la la Seu, está la torre dels Caps (de las cabezas), llamada así porque en ella se exponían las cabezas de los ejecutados.

La entrada principal se encuentra delante de la Seu, y da acceso al patio del Rey o del Honor. Aquí se encuentra la capilla de Santa Anna, de estilo gótico. De las numerosas salas del palacio destaca la Sala del Tinell o del Trono, construida en el siglo XIV, una réplica exacta a la del palacio de los Reyes de Mallorca en Perpiñán.

Un bello palacio, muy querido por los palmesanos, que no debe faltar en tu lista de lugares a visitar en la capital balear.

Leave a Reply