Ibiza: Parque Natural de Ses Salines

0 comentarios
 

Desde tiempos prehistóricos Ibiza es un importante enclave en el mercado mediterráneo de la producción y el comercio de la sal marina. Los antiguos ibicencos empezaron a recoger la sal que se acumulaba tras la evaporación del agua en unos estanques naturales de agua salada (estanys) en el sur de la isla y pronto empezaron a intercambiarla por otros productos que los fenicios traían desde Oriente.

El paisaje actual del Parque Natural de Ses Salines ha variado muy poco desde entonces. Quienes se acercan a este lugar siguen viendo las montañas blancas de sal y sus peculiares destellos cuando el sol incide sobre ellas. A sus pies, las quietas y saladísimas aguas del estqnque, hábitat privilegiado para las colonias de flamencos y muchas otras especies de aves. Cadenas de dunas separan unos estanques de otros sobre las que, casi de forma milagrosa sobre un terreno tan hostil, crecen antiguos ejemplares de sabinas y otros árboles mediterráneos.

Este parque natural comprende áreas de las islas de Ibiza y Formentera y fue declarado espacio natural protegido por ley del Parlamento Balear en el año 2001, además de formar parte del patrimonio natural de la UNESCO desde 1999.

La visita a tan increíble lugar se complementa con una parada en la pequeña iglesia de Sant Francesc de s´Estany, siempre solitaria y con sus paredes encaladas, dueña de una belleza especial. También merece la pena, sobre todo en verano, por la vecina playa de Ses Salines, una de las más hermosas y conocidas de Ibiza. El contraste con el paisaje salvaje del parque natural es enorme, ya que aquí proliferan los clubs, los yates, los chiringuitos y la música de los DJ´s.

Leave a Reply