Cova de Can Marçà en Ibiza

0 comentarios
 

Toda la geografía de las islas Baleares está llena de grutas, cuevas y todo tipo de cavidades debido a su particular formación geológica. La isla de Ibiza no es una excepción, y el mejor ejemplo de ello es la Cova de Can Marçà.

Esta fantástica cueva se encuentra ubicada entre 10 y 40 metros de altura sobre el nivel del mar en el interior de un acantilado cercano al pequeño puerto de Sant Miquel de Balansat, en el término municipal de Sant Joan de Labritja. Este emplazamiento era ideal para que la cueva fuera utilizada durante años como refugio y escondite de contrabandistas. Algunas marcas negras y rojas de la entrada así lo atestiguan.

Sin llegar a alcanzar la espectacularidad de las Coves del Drach en Mallorca, la visita a Can Marçà es absolutamente recomendable. Adornada por antiguas formas geológicas, caprichosas e imposibles, el interior de la cueva sorprende por las cascadas y cursos de agua recuperados artificialmente que pueden admirarse desde los miradores. Los juegos y efectos de luz junto con el fenómeno natural de luminiscencia de algunas de las rocas, dan un último toque que convierten nuestra visita en una experiencia mágica.

Se calcula que esta cueva tiene una antigüedad de cerca de 100.000 años. El proceso geológico parece haberse detenido y ya solo en algunos puntos de la cueva el agua sigue esculpiendo estalactitas y estalagmitas.

Desde el camino de acceso se llega a un mirador donde se contempla una espectacular panorámica del Port de Sant Miquel, el Pas de s'Illa, la isla Murada y la torre des Molar.

Cova de Can Marçà
  • Localización: Port de Sant Miquel (Sant Joan de Labritja), a unos 20 km. de Ibiza
  • Precio: adultos 8 €, niños 4,50 €
  • Horario: de 10:00 a 17:30 horas (en verano hasta las 20:00 h.)


Leave a Reply