Las dunas gigantes de Cala Mesquida

0 comentarios
 

Muchos años antes de que se inventara el sandsurfing, en la playa de Cala Mesquida, en el extremo oriental de la isla de Mallorca, los turistas disfrutaban ya rodando por sus dunas en uno de los rincones más bellos de la isla.

Cala Mesquida es una playa abierta a unos 7 kilómetros de distancia de Cala Ratjada, batida constantemente por el oleaje y el viento del Canal de Menorca. Esta es una de los factores principales que han permitido la formación de su asombroso sistema dunar, el más grande de las islas Baleares, que nos puede hacer pensar que estamos en algún rincón de África.

Tan célebres son las dunas de Cala Mesquida que, en su lugar más alto, llamado Es Munt Gros, es lugar de peregrinación para los habitantes de Capdepera durante la festividad del Domingo del Ángel. Pero su fama no se ha traducido en una urbanización descontrolada, al contrario: en Cala Mesquida encontramos pocos hoteles y edificios, que apenas interrumpen el paisaje natural de este enclave del litoral mallorquín, manteniendo su sabor genuino.

La fama de sus dunas hace que esta playa se llene en verano, aunque también es absolutamente recomendable visitarla en invierno. Después de subir y bajar por sus dunas y llegar al mar, se puede hacer una bonita excusrión por la costa que pasa por un viejo bunker abandonado de la Guerra Civil (ya que era una playa de la Mallorca nacional que miraba hacia la Menorca republicana) y la torre de Son Jaumell, del siglo XIV, que serví apara vigilar esta playa y la de Cala Agulla.

Leave a Reply