El espectáculo de las luces navideñas de Palma

0 comentarios
 
El encendido del alumbrado navideño en Palma es un suceso especial. Primero, porque cada año llena el casco antiguo de la ciudad de una iluminación espectacular que obliga a los palmesanos a dedicar al menos una tarde-noche a pasear para admirar su belleza y segundo porque la iluminación permanece durante unas semanas después de que acaben las fiestas navideñas, para enlazar así con los festejos patronales de Sant Sebastià.


Grandes bolas luminosas que parecen suspendidas en el cielo, destellos que serpentean en árboles y farolas, o que caen como gotas de lluvia iluniadas por la fachada de los edificios públicos, mantos de bombillas de colores que convierten las principales plazas del centro en carpas de luz... Resulta difícil pasar por estas calles sin levantar la vista.


El resultado es que Palma se viste de un ambiente mágico y más acogedor que invita al paseo, a curiosear en los comercios y a sentarse a charlar en las tabernas y las cafeterías. Obviamente tampoco conviene dejar de visitar los mercadillos de la Plaza de España y sobre todo el de la Plaza Mayor, que posee un sabor más europeo.

Pero como vivimos tiempos de crisis, el ayuntamiento ha optado este año por sustituir las bombillas convencionales por otras de bajo consumo y adelantar unas horas el momento del apagado. En todo caso, el espectáculo es precioso y como en este tema una imagen vale más que mil palabras lo mejor es dejar que las fotos hablen por sí mismas.


Leave a Reply