Las naranjas de Sóller

0 comentarios
 

Los encantos y atractivos de Sóller son numerosos: su ubicación, la belleza de su valle, la arquietectura, el tren turístico, su bonito puerto, su historia... Sin embargo, ya que estamos en invierno, hay que hablar del más catacterístico de esta época del año: sus dulces naranjas que llenan todo el valle con su color y su aroma.

Y obviamente, también su sabor. Las naranjas de Sóller, (ses taronges) dulces y jugosas, fueron "descubiertas" por los franceses a finales del siglo XIX. De hecho buena parte del pueblo vivió de la exportación de esta deliciosa fruta al sur Francia y el cultivo se extendió a todo el valle. Más tarde la competencia de las naranjas valencianas provocó el abandono de los naranjales (paradójicamente era más barato traer cítricos de fuera de la isla que consumir los propios), que desde hace unos años han vuelto a resucitar.

Los naranjos sollerics han recuperado su protagonismo más allá de ser un hermoso decorado que alegra la vista cuando descendemos al pueblo por la carretera o sobre la vía del tren. Desde hace algunos años se celebra en el pueblo la Fira de sa Taronja en la que, además del mercado tradicional, hay una exposición de productos de todo tipo confeccionados con este cítrico como mermelada, zumo, aromatizadores e incluso un sabroso licor llamado Àngel d´Or.

Tal vez lo más atractivo sean las jornadas gastronómicas de la naranja que se celebran cada año en la que los principales restaurantes de Sóller y del Port de Sóller ofrecen un menú a precio fijo con platos en los que la naranja es un ingrediente principal. Una buena idea para acercarse al pueblo y disfrutar de uno de sus grandes productos.

Leave a Reply