Paseo por el Puerto de Ciudadela

0 comentarios
 

Ciudadela posee sin lugar a dudas uno de los puertos más bonitos, no ya de Baleares, sino de todo el Mediterráneo español. Dominado por las viejas murallas de la ciudad, al abrigo de los vientos del brazo de mar que separa las islas de Mallorca y Menorca y jalonado de numerosos y acogedores restaurantes marineros y comercios de artesanía, es uno de los paseos obligados cuando visitamos la ciudad.

En verano, el puerto se convierte en uno de los centros de ocio más importantes de la isla. El carrer de la Muradeta es una gran escalinata de piedra que desciende desde el Born dando la vuelta hasta el puerto. Aquí se encuentran bonitas tiendas de productos típicos y moda menorquina y vistosos tenderetes hippies.

Hace pocos años se construyó un nuevo espigón y una estación marítima al sur de Ciudadela, un espacio más amplio y moderno para recibir los ferrys que llegan a diario desde Mallorca (Alcudia y Cala Ratjada), Mahón y Barcelona, por lo que el viejo puerto ha perdido parte del ajetreo que tenía antes, aunque sigue conservando su aire señorial y las viejas barcas de pescadores siguen estandoahí, un encantador escenario para una romántica cena.

Una de las razones por la que el puerto comercial fue ubicado en otro lugar, además de la cuestión del espacio, fue el fenómeno de la rissaga que regularmente azota la isla de Menorca y en especial el viejo puerto de Ciutadella. La rissaga es una especie de mini-tsunami que tiene lugar varias veces cada verano bajo ciertas condiciones atmosféricas y consiste en que el nivel del mar sube y baja considerablemente en unas pocas horas y de manera muy súbita hasta que fnalmente provoca una pequeña inundación. 

La rissaga más destructiva de los últimos años sucedió en 2006, el 15 de junio, causando graves daños a casi todas las embarcaciones amarradas en el puerto y a muchos de los locales del muelle. Actualmente se construye un dique frente a la bocana que evitará que estos destrozos se repitan en el futuro.


Leave a Reply