Sabores de la Semana Santa en Mallorca

0 comentarios
 

Hoy hablamos de la gastronomía mallorquina de Semana Santa, rica y variada, y uno de los grandes argumentos junto al clima y el paisaje para animarse a pasar estas vacaciones en la isla.

Como en el resto de España, en las islas las tradiciones están marcadas por el calendario cristiano: durante la Cuaresma está "prohibido" comer carne los viernes, llenando las mesas de los restaurantes y las casas de sabrosos e imaginativos platos de bacalao y verdura. Por fin, con el día de Pascua, se pone fin al ayuno.

Este día es muy común servir en la mesa algún plato de cordero, en especial el famoso Frit de Pascua, una versión del clásico Frit Mallorquí elaborado con carne, sangre, patata, guisantes, pimiento e hinojo en el que la carne de cerdo se sustituye por la de cordero. Cada pueblo de Mallorca tiene su propia receta para cocinar este maravilloso manjar, en algunos sitio se cortan las porciones más pequeñas, en otros se añade más guindilla picante, etc.

Las panaderías venden sus pastas saladas de Semana Santa (aunque en realidad hoy en día se pueden comer durante todo el año): las Empanadas de carne de cordero, guisantes y sobrasada, o  los Cocarrois rellenos de verduras, pasas y piñones, herencia culinaria árabe, y su peculiar forma de media luna.

Entre los dulces podemos citar los Crespells, con sus múltiples formas (estrellas, flores, corazones, etc.) y Robiols, hechos con pasta de harina fina doblada con forma semicircular y rellenas de confitura, requesón o cabello de ángel. Además, en el interior de la isla son famosas también las Fortmatjades elaboradas con queso o los Rotllos de Alcudia, una especie de roscos adornados con dulces de colores.

Así que si viajas a Mallorca en Semana Santa no solo podrás gozar de unos días al sol, disfrutando del mar y del ambiente, sino que también tendrás oportunidades de regalarle unas inolvidables vacaciones a tu paladar.


Leave a Reply