La Real Cartuja de Valldemossa

0 comentarios
 
"Todo cuanto puedan soñar el pintor o el poeta lo ha creado la naturaleza en este lugar". George Sand.
En cualquier viaje a Mallorca es siempre recomendable la visita a Valldemossa, uno de los pueblos más bonitos de España, y dentro de ella no podemos pasar por alto La Real Cartuja, un elegante y bello edificio cargado de historia.

La Cartuja de Valldemossa tiene sus orígenes en un palacio medieval construido por el rey Jaime II para su hijo Sancho que acabaría siendo donado a la orden de San Bruno en 1399. La Iglesia administró, amplió y poseyó la Cartuja hasta el año 1835 en el que, debido a la ley de desamortización de Mendizábal, pasó a ser propiedad del Estado, que la subastó entre propietarios privados en nueve lotes.

Visitando la Cartuja seguimos las huellas de todos los personajes ilustres que alguna vez se alojaron aquí.  Pensadores y escritores destacados Joseph Bonaventure Laurens, Rubén Darío, Azorín, Eugeni d’Ors o Unamuno, o el propio Gaspar M. Jovellanos en su destierro en la isla.

Sin embargo, la Cartuja debe su fama a dos huéspedes en concreto: el compositor Frédéric Chopin y su amante la escritora francesa George Sand, tal vez por la estrecha relación, dulce a veces, otras veces tormentosa, que los unió con Valldemossa, sus habitantes y con Mallorca en general.

Hoy podemos visitar casi todas las dependencias de la Cartuja, desde la iglesia y el claustro hasta la botica o las celdas de los cartujos, donde se conservan diversas obras de arte de distintas épocas. El edificio contiene también un interesante museo donde se exponen obras de pintores contemporáneos como Miró, Picasso, Tàpies, Juli Ramis, Coll Bardolet, todos muy vinculados a la isla, y una sala dedicada al Archiduque Luis Salvador-

La visita suele aderezarse con audiciones de piano (piezas de Chopin obviamente) y exhibición de bailes  folclóricos mallorquines. de Mallorca. El horario es de 9:00 a 19:00 horas de Lunes a Sábado.

Más información: cartujadevalldemossa.com

Leave a Reply