Sa Talaia, el techo de Ibiza

0 comentarios
 

Hasta que el invierno no se acabe de marchar y la temperatura del agua del mar no suba unos grados más, podremos aprovechar para conocer algunos de los numerosos atractivos de la Ibiza interior, como por ejemplo la montaña de Sa Talaia (475 metros), el punto más elevado de la isla y una magnífica excursión asequible para todas las piernas.

Nuestra ruta se inicia en el pueblo de Sant Josep de Sa Talaia, desde el que encontramos fácilmente la señalización para emprender el ascenso. El camino discurre entre pintorescas casas rurales, de fachadas encaladas y deliciosas persianas pintadas de azul, para adentrarse luego en bosques de pinos y sabinas.

Uno de los primeros lugares de interés que hallaremos es el asentamiento púnico-romano de ses Païses de Cala d'Hort, que cuenta con dos necrópolis, una de los fenicios y otra de los romanos. Más adelante vislumbraremos las iglesias medievales de Sant Jordi de ses Salines, Sant Josep de sa Talaia, Sant Agustí des Vedrà, Sant Francesc de s'Estany y Sa Revista, una tras otra, construidas entre los siglos XVI al XVIII. Se puede decir pues que, además de una excursión por el campo, de algún modo estamos haciendo un interesante repaso de la historia ibicenca.

Desviándonos hacia la Punta de Oliva, frente a los imponentes islotes de Es Vedrà y Es Vedranell, se levanta la Torre de Es Savinar, construida en 1763, también conocida como la Torre del Pirata gracias a la novela de Blasco Ibañez. Desde allí, si la climatología lo permite, se pueden ver en los días despejados  las costas de la península.

Junto a Sa Talaia se levanta el Puig de Sa Capelleta, coronada por una pequeña capilla. Vale la pena aprovechar para subir a ella, aunque curiosamente, y a pesar de ser una montaña más baja que Sa Talaia, el ascenso resulta algo más costoso y complicado. pero vale la pena. desde allá arriba podremos divisar a lo lejos Formentera y obtendremos una majestuosa panorámica de Ibiza.


Leave a Reply