Menorca: la Torre de Fornells

0 comentarios
 

Un vestigio más de los años de dominación inglesa de Menorca es la poderosa Torre de Fornells, situada en la costa norte menorquina, levantada en el año 1802 con el objetivo de vigilar y proteger la entrada del puerto de Fornells de los posibles ataques de la flota napoleónica.

Como buena edificación militar, cuenta con la estructura de un pequeño e inexpugnable castillo y se halla emplazada sobre un punto elevado, por lo que las vistas que desde aquí arriba se obtienen son excelentes.  Fue construida con piedra de mortero y refuerzos de arenisca y su forma es  troncocónica.

El puerto natural de Fornells, sin llegar a la majestuosidad y las dimensiones del de Mahón, es un ejemplo de puerto natural recogido y perfectamente defendible. Una estrecha bocana de apenas 200 metros de anchura da paso a una gran bolsa de aguas marinas tan calmas que parecen un lago, ideales para la práctica de toda clase de deportes náuticos y donde se pesca la langosta con la que se elabora la famosa y exquisita caldereta

Al sur de Fornells, a la altura de Ses Salines, se levanta esta torre. Se accede al lugar a pie desde el mismo pueblo. También se puede visitar su interior durante los meses de verano. La torre consta de cuatro niveles: una cisterna excavada en el subsuelo e impermeabilizada con mortero; una planta baja donde se almacenaban armas, munición y alimentos; el alojamiento de la guarnición en la primera planta y la plataforma de artillería ubicada en la planta superior.

El horario es de 11:00 a 14:00 horas y de 17:00 a 20:00 horas, excepto los lunes y festivos. El precio de la entrada es de 2,40 €.

Leave a Reply