Cruceros por las Baleares

0 comentarios
 

Las Islas Baleares, con todos sus atractivos naturales y culturales, son el escenario perfecto para los cruceros por el Mediterráneo que tanto auge han experimentado en los últimos años. Un clima envidiable, unas maravillosas costas y un valioso patrimonio natural e histórico son argumentos de peso para ello.

De hecho, hay muchas travesías por mar que visitan las costas del sur de Francia, Italia, Cerdeña o Sicilia que tienen su punto de partida y llegada en Baleares, si bien lo normal es que los puertos de las islas, sobre todo los de Palma e Ibiza, sean escala habitual en los cruceros desde Barcelona.

Las islas son el quinto destino europeo de cruceros en número de barcos y pasajeros. Según los datos de Barcelona e Islas Baleares que acaparan el 77% del turismo de cruceros del Mediterráneo y los puertos insulares (primero Palma y después Ibiza, porque en Menorca apenas recalan estos buques) reciben cada año a más de cinco millones de turistas.

Los viajeros que recalan en el puerto de Palma tienen a dos pasos el centro de la ciudad, que pueden explorar por su cuenta, aunque los hay que prefieren una visita guiada por la capital balear o contratar alguna de las excursiones más típicas, como la de Valldemossa en la Serra de Tramuntana o las impresionantes Cuevas del Drach al este de la isla, cerca de Manacor.

La escala en Ibiza regala a los pasajeros la bella estampa de la entrada en el puerto, con la elegante vista de las murallas de Dalt Vila. El desembarque en Ibiza es, literalmente, sumergirse en el centro de la ciudad, con su especial ambiente, único en el mundo.

De momento, poco se puede decir de los cruceros en Menorca, muy escasos, a pesar de que la isla cuenta con los puertos más bonitos del archipiélago: Ciudadela y sobre todo Mahón, un espectacular puerto natural, el más grande del sur de Europa. Un placer solo accesible para los que viajan en el ferry normal, lejos de las comodidades y lujos de los cruceros.


Leave a Reply