La playa de Cala Llonga en Ibiza

0 comentarios
 

Cala Llonga, a medio camino entre Eivissa y Santa Eulalia es una de las calas más profundas de Ibiza (probablemente de ahí venga su nombre, la "cala larga"), y se halla muy protegida del oleaje. es una característica que determina que sea una playa ideal para ir en familia y para el fondeo de embarcaciones de recreo. 

Esta cala conserva todo su encanto natural a pesar del desarrollo urbanístico de los años 70 que propició la construcción de algunos hoteles y apartamentos dejando vírgenes, eso sí, sus dos brazos de tierra.

La tónica dominante en este enclave costero ibicenco es la tranquilidad. La playa tiene unos doscientos metros de largo por unos cien de ancho y la pendiente de entrada al mar es especialmente suave, proporcionando una amplia franja para un baño seguro y sin ningún riesgo para los niños. Además, el suelo es arenoso y libre de rocas. 

Gracias a su fácil acceso y a la cercanía con las dos principales poblaciones de la isla, los servicios en Cala Llonga son abundantes y muy completos, desde hamacas y parasoles hasta numerosas opciones de practicar deportes náuticos, además de duchas, socorrista, restaurantes, comercios, etc. 

Es especialmente recomendable un paso por los senderos de los alrededores que, entre pinares y aguas color turquesa, siguen la línea de costa. Gracias a ellos descubriremos pequeñas calas muy resguardadas, casi invisibles desde la playa y apenas accesibles a pie. Esos pequeños tesoros con los que el Mediterráneo recompensa a los más atrevidos.

Para llegar a Cala Llonga en coche hay que seguir la carretera PM-V-810-1, o tomar el bus de línea número 15 desde Eivissa que para en el encantador pueblo de Jesús.

Leave a Reply