La Lonja en Palma de Mallorca

0 comentarios
 

Uno de los edificios más elegantes y destacados de Palma de Mallorca es el de La Lonja, en mallorquín Sa Llotja, el mejor y más delicado ejemplo del gótico en Baleares, presidiendo una plaza llena de palmeras y restaurantes con terraza que miran al Paseo Marítimo y el Muelle Viejo de la ciudad.

A pesar de su nombre, en este edificio nunca se ha realizado una subasta de pescado. Fue construido en el siglo XV como sede del Colegio de Mercaderes de Mallorca, en una época en la que la isla era un importante eslabón en la ruta comercial de la Corona de Aragón y sus posesiones de ultramar en Italia.

Su autor fue el arquitecto mallorquín Guillem Sagrera, que también levantó entre otros edificios la Sede Capitular de la Catedral de Palma, la Lonja de Valencia y la fortaleza de Castel Nuovo en Nápoles. El paseo peatonal donde se erige actualmente la Lonja palmesana fue llamado Paseo Sagrera en su honor.

Hoy la Lonja se utiliza solamente en actos oficiales o para acoger exposiciones puntuales. Vale la pena entrar a admirar su decoración interior, más sofisticada y bella incluso que la de la fachada: esbeltas columnas helicoidales sostienen las bóvedas en un espacio amplio y luminoso, con el viejo escudo de Mallorca esculpido en las piedras de los arcos.

Y tras la visita, qué mejor idea que pasear por las estrechas calles del barrio de La Lonja, cenar en alguno de sus restaurantes y tomarnos una copa en alguno de los numerosos locales que una vez convirtieron este lugar, hace ya unos veinte años, en el epicentro de la marcha nocturna de la ciudad.

Leave a Reply