Cala Varques, la hermosa playa escondida de Mallorca

0 comentarios
 

¿Cuál es el secreto para que una playa hermosa permanezca intacta a salvo de la llegada masiva de turistas y la proliferación del cemento? Sin duda, su aislamiento y su estatus "secreto". Eso es precisamente lo que sucede con la paradisíaca playa de Cala Varques, en la costa de Llevant de Mallorca.

Cala Varques es la gran joya escondida de la marina de Manacor, con sus arena blanca y fina y sus aguas cristalinas, aislada de la vista de los curiosos detrás de un espeso pinar. 

Como si de un teatro natural se tratara, dos acantilados flanquean la playa. En ellos hay algunos rincones en la roca para tomar el sol y nadar en comunión con la naturaleza y un par de cuevas que los aficionados al submarinismo acuden a explorar con avidez. Una de estas cuevas está formada por diversas cavidades y galerías subacuáticas que suman un total de más de 500 metros de recorrido. 

Una de las peculiaridades de Cala Varques es la ocasional presencia de vacas de una finca cercana. Se dice que el dueño las suelta para molestar a los turistas y ahuyentarlos, con el fin de que este bello rincón permanezca oculto y solitario. Corre el rumor de que son los vecinos de la zona los que se dedican a pinchar las ruedas de los que conducen por caminos intransitables hasta las inmediaciones de la playa. Hay que mantener el secreto como sea.

La cala se sitúa en la línea de costa a medio camino entre Portocolom y Porto Cristo. Para llegar a ella desde Manacor hay que tomar la carretera de Cales de Mallorca y luego seguir hacia Porto Cristo. A unos 100 metros aparece un camino de tierra y piedras que conduce hasta la explanada donde se puede dejar el coche o la moto. Desde allí, un paseo entre pinos hasta la playa.


Leave a Reply