El Gran Hotel, joya modernista en el corazón de Palma

0 comentarios
 

Una de las más hermosas huellas del Modernismo, que llegó a Mallorca desde Barcelona de la mano de los discípulos de Antoni Gaudí, es el Gran Hotel, el primer establecimiento hotelero de verdadero lujo que hubo en la isla. 

Fue el arquitecto catalán Lluís Doménech i Montaner quien construyó este edificio en la Plaza Weyler, en pleno corazón de Palma, a medio camino entre las Ramblas y el Paseo del Born, hoy una de las arterias comerciales más elegantes y caras de la ciudad.

El edificio fue terminado en el año 1903 y funcionó como hotel durante varias décadas, teniendo como huéspedes a personajes ilustres y aristócratas llegados de todos los rincones de Europa.

Su arquitectura sorprendente la hace merecedora de una visita. En sus fachadas y fabulosos interiores podemos admirar la imaginación y talento modernistas. Y es que, aunque hay otros destacados ejemplos de esta corriente arquitectónica en Mallorca, ninguno como el Gran Hotel.

Tras unos años de abandono, el hotel fue rehabilitado y volvió a abrir sus puertas en el año 1993, esta vez como sede de la Fundación La Caixa, escenario de diversos eventos culturales y donde se alberga una exposición permanente dedicada al pintor Anglada Camarasa

En la planta baja hay también una librería y una elegante cafetería con todo el ambiente y el sabor de los viejos cafés de la Belle Époque. Un lugar perfecto para tomarse un café y hacer una pausa en nuestra ruta por el corazón de la ciudad.

Leave a Reply