El nuevo Puerto de Ciudadela

0 comentarios
 

Desde hace un par de años ya no es posible disfrutar de esa sensación especial de la que el viajero disfrutaba al llegar a Ciudadela en barco atracando en su viejo puerto, disfrutando de su serena sencillez, de la mirada de las murallas medievales y la belleza de las barcas blancas atracadas frente a los restaurantes marineros.

El viejo puerto se había quedado pequeño y anticuado, por eso se decidió construir el llamado "port exterior" unos kilómetros hacia el sur. Unas instalaciones amplias y modernas, con una gran dársena y un largo espigón, además de una terminal con abundancia de vidrio y hormigón, funcional y práctica. Solo le falta una cosa: el viejo encanto del Port de Ciutadella.

Pero había que hacerlo. Los que atracan en este nuevo y desangelado puerto tienen que tomar el bus de línea para llegar al corazón de la ciudad, cuando antes lo único que había que hacer era bajar del barco y poner el pie en tierra. 

También se acabó la vieja costumbre de los pasajeros que hacían el trayecto Ciudadela-Alcudia o Ciudadela-Barcelona y antes de subir a bordo se deleitaban con un paseo por los comercios del puerto y tomaban su último almuerzo o cena menorquina en tan hermoso escenario.

Pero había que hacerlo. La rissaga (un fenómeno similar a un pequeño tusnami que ocasionalmente se produce en Menorca) era un problema para las embarcaciones y ferries que operaban en Ciudadela, y el puerto exterior era la mejor solución. Habrá que resignarse y adaptarse a los nuevos tiempos y al progreso.

Leave a Reply