Visitas nocturnas al Castell de Sant Felip en Menorca

0 comentarios
 

En la orilla sur del puerto de Mahón se levanta la imponente silueta del Castell de Sant Felip, construido en el año 1795 para defender la ciudad de eventuales ataques por mar. Hoy su antigua función militar ha sido sustituida por la turística, ya que recibe a diario a cientos de visitantes.

En verano, desde mediados de julio hasta finales de septiembre, los que visiten Menorca tienen además la oportunidad de disfrutar de la experiencia única de conocer este edificio y sus secretos por dentro gracias a las visitas nocturnas guiadas, en un ambiente lleno de magia y misterio.

La visita nocturna al Castillo de San Felipe es un viaje al pasado que dura aproximadamente hora y media. El ambiente mágico se consigue en parte porque el recorrido se hace a la luz de las antorchas y los quinqués que lleva cada visitante. 

Sobre las murallas, con la imponente visión del puerto de Mahón y el litoral oriental menorquín, figurantes uniformados, ejecutan la ceremonia del disparo de un cañón del siglo XVIII y de un mosquete. Es el momento cumbre de la visita, que se completa con un paseo por las dependencias de la fortaleza, incluidas las mazmorras y las estancias de los oficiales, una exposición audiovisual y un repaso de los episodios más destacados de su historia durante la Guerra de Sucesión Española, la reconquista de Menorca a los británicos en 1782 por el duque de Crillón o la conquista francesa de 1756. 

Fue el capitán del Ejército de Tierra y responsable del Museo Militar de Menorca, Francisco Javier Girona, quien impulsó el proyecto de las visitas al Castillo de Sant Felipe. Este invierno se ultimarán los detalles de   las cuatro nuevas escenificaciones que se incluirán el año que viene en las visitas.

Leave a Reply