Es Vermar, la cosecha y el vino joven de Mallorca

0 comentarios
 

Como en el resto de las regiones del Mediterráneo, también en las Baleares la llegada del otoño trae consigo los trabajos de la vendimia y el primer vino joven que riega las fiestas que siguen a los trabajos del campo.

Y en Mallorca, si hablamos de vino, con permiso de otras localidades de larga tradición vinícola, hay que hablar de Binissalem, el pueblo de la comarca del Raiguer donde se producen algunos de los mejores vinos de España y donde se celebra la fantástica Festa des Vermar.

Los festejos se inician con la Batalla des Raïm (batalla de las uvas), una versión mallorquina de la Tomatina de Buñol, aunque sustituyendo el rojo del tomate por el morado de las uvas. En esta batalla participan los más jóvenes del pueblo y otros que llegan desde otras partes de la isla así como un número cada vez mayor de turistas. Es en todo caso una batalla amistosa a la que, eso sí, conviene acudir con ropa vieja que acabará totalmente manchada.

Después de la tormenta, llega la calma. Durante casi dos semanas se celebran en Binissalem actividades muy variadas en torno al vino: exhibiciones ecuestres, concursos de pisar uva, mercadillos gastronómicos, actuaciones musicales, catas en las bodegas... Para disfrutar de todo esto busca ofertas de billetes a Palma de Mallorca y sumérgete en el universo del vino mallorquín.

Y si visitas Binissalem en otoño, es obligado degustar el plato típico de las fiestas: Fideus de Vermar, una sopa de fideos con un punto picante, el plato que antiguamente disfrutaban los vendimiadores después de una larga jornada de trabajo en los viñedos.

Leave a Reply