La serena belleza del Port de Sóller

0 comentarios
 

Durante siglos el Port de Sóller, ubicado en la única bahía natural de la costa de Tramuntana de Mallorca, fue la única conexión entre el pueblo de Sóller y su fértil valle con el resto del mundo. Hasta que no se construyó la vieja carretera de Palma que serpenteaba en la montaña y se horadó la roca para que pasara el tren, los sollerics solo podían salir al mundo exterior en barco.

Hoy, aunque las cosas han cambiado, el Port sigue siendo un lugar de gran importancia para la ciudad de Sóller, y un destino imprescindible en nuestros viajes a Mallorca.

La forma más deliciosa de llegar al Port desde Sóller es el viejo tranvía de madera, uno de los atractivos turísticpo del municipio. Allí nos encontraremos con una playa arenosa en forma de media luna vigilada por dos imponentes faros.

Un paseo flanqueado de palmeras y el torrente que desemboca en la bahía marcan el ritmo de uno de los paseos más elegantes de la isla. A lo largo del mismo, hoteles con solera y deliciosos restaurantes marineros. Y por la noche, un escenario bellísimo para una cena romántica frente al Mediterráneo, en especial desde el restaurante que se levanta a la izquierda del puerto, sobre la colina de Sa Torre Picada, con una panorámica inigualable.

En el Port de Sóller, en el que por primera vez en su historia han hecho escala pequeños cruceros británicos,   zarpan también, tanto en verano como en invierno (aunque con menos frecuencia) los barcos que realizan las excursiones a Sa Calobra y Cala Tuent, dos de las más impresionantes joyas del litoral balear. 

Leave a Reply