El elegante Paseo Marítimo de Palma

0 comentarios
 

Tanto de día como de noche, recorrer el Paseo Marítimo de Palma es una experiencia maravillosa que nos ofrece a lo largo de más de 5 km un sinfín de sorpresas y de imágenes preciosas. 

Llgando a la ciudad desde el aeropuerto, y dejando a la izquierda el recoleto y encantador puerto de es Portixol, pronto aparecen a nuestros ojos dos imágenes preciosas: a la izquierda, los destellos del sol sobre las aguas de la bahía y la playa de Can Pere Antoni, y a la derecha, la figura imponente de la Catedral, escoltada por el palacio de la Almudaina y enmarcada por el verdor del Parc de la Mar. No puede haber mejor recibimiento para alguien que visite la ciudad por primera vez.

A esta altura el Paseo discurre flanqueado por altas palmeras y parterres floridos pasando frente el Muelle Viejo de los pescadores, el barrio de la Lonja y el Museo de Arte moderno de Es Baluard antes de adentrarse en la zona de los hoteles, restaurantes, discotecas y cafeterías. Se trata de una de las zonas d emarcha más animadas de la ciudad, especialmente en verano.

También aquí se encuentra el Auditorium, frente a la hermosa estampa de las embarcaciones amarradas en el puerto, donde los yates de lujo comparten muelle con los pequeños y tradicionales llaüts. De aquí zarpan las excursiones marítimas por la Bahía. El ferry que conecta Palma con Barcelona, Valencia y las otras islas se encuentra más adelante.

En el tramo final del Paseo Marítimo se encuentra el Faro de Porto Pi, el segundo más antiguo de España y el inmenso centro comercial que lleva el mismo nombre. El puerto militar deja paso al Dique del Oeste, donde desembarcan los cruceros. 

  

Leave a Reply