Guía para comprar la mejor sobrasada mallorquina

0 comentarios
 

Una de las delicias más apreciadas que ofrece la gastronomía mallorquina es la sobrasada, una pasta de embutido que se exporta a todo el mundo y que los mallorquines utilizan para condimentar sus guisos, aderezar sus cocas y, desde luego, para untarla en una buena rebanada de pan moreno y disfrutar de una merienda sencilla y muy sabrosa.

Mucha gente que viaja a Mallorca quiere comprar la auténtica sobrasada, cuyo sabor no tiene nada que ver con algunos sucedáneos que se fabrican en otras partes de España. Aunque en todos los supermercados y comercios de la isla podemos encontrar sobrasada de calidad, es en las granjas del interior o en los mercadillos de los pueblos donde podremos encontrar y escoger entre una gran variedad, entre productos con una calidad incuestionable.

¿Cómo elegir una buena sobrasada? Antes que nada debemos fijarnos en el color de la cuerda que ata el embutido: si es rojo, significa que la sobrasada es picante; si es blanco, su sabor es más suave.

Hace unos diez años se produjo un hecho bien curioso en la isla: el de la sobrasada blanca, un efecto secundario no deseado derivado del uso de un pimentón artificial más barato que acabó arruinando la producción de muchos que quisieron apartarse de la receta tradicional para ahorrar costes. Después de este fracaso, nadie se ha atrevido a experimentar.

El ingrediente básico de la sobrasada es la carne del cerdo (el porc negre, raza autóctona de la isla), triturada y condimentada con especias, especialmente el pimentón rojo que le da su color tan característico. Los entendidos escogen las sobrasadas por el olfato, pero antes de comprar una no dudes en pedir al vendedor que te la deje probar con un poco de pan antes de decidirte.

Leave a Reply