Los tambores de la playa de Benirràs

0 comentarios
 

A unos 10 minutos en coche desde Sant Miquel de Balançat encontramos una de las playas más bonitas y encantadoras de Ibiza, completamente equipada con todos los servicios (hamacas, sombrillas, duchas, restaurantes, bares, socorristas...) pero conservando su espíritu salvaje: la Playa de Benirràs.

La carretera que lleva hasta Benirràs, entre campos de almendros y pinares, es un prólogo de la belleza serena qu evamos a encontrar al final del camino.

Ante nuestros ojos aparece una pequeña bahía de unos 150 metros de largo rodeada de verdes colinas cubiertas de bosque mediterráneo. Pequeña pero encantadora cala arenosa que tiene de todo: una zona muy amplia para tumbarse al sol y otra de rocas.

Al ser una bahía bien resguardada de los vientos, es un punto de amarre muy popular para los pescadores de la zona y en verano para los yates y los barcos de recreo. En verano se respira aquí el aliento de la magia ancestral de Ibiza, cuando la playa se llena de gente para contemplar la puesta de sol al son de los tambores. Una escena que pone los pelos de punta. La fama de este espectáculo es tan grande que la playa queda literalmente colapsada y la policía se ve obligada a restringir los accesos.

La esencia hippy está más presente en esta playa que en otras incluso más famosas y conocidas de la isla.   Basta con pararse a tomar una cerveza o un refresco en el pintoresco chiringuito que desde hace años sirve delicioso pescado fresco a su clientela en un entorno y un ambiente único en el Mediterráneo español.

Leave a Reply