La ensaimada, el tesoro más dulce de Mallorca

0 comentarios
 

Es el souvenir favorito de todos los que viajan a Mallorca, que suben al avión de vuelta a casa cargados con cajas de ensaimadas de todos los tamaños. Lo cierto es que esta pasta dulce enamora por igual tanto a mallorquines como visitantes, para consumir acompañando un café o bien como postre. 

Dicen que es imposible reproducir el sabor genuino de la ensaimada de Mallorca en otras partes de España. Algo tendrá que ver el clima, la humedad de la isla y el saber hacer de los reposteros mallorquines, quién sabe. 

Se elabora desde hace al menos 400 años con harina de fuerza, agua, azúcar, huevos, masa madre y manteca de cerdo o saïm (de ahí su nombre).

Las hay de varios tipos. En la isla dicen que la auténtica ensaimada es la llisa, es decir, la que no tiene relleno, de tamaño pequeño. Luego están las ensaimadas familiares que se compran para los días de fiesta y  que son las preferidas por los turistas. generalmente están rellenas de cabello de ángel, crema, nata e incluso chocolate. Una variedad especial es la llamada ensaimada de tallades, que contiene sobrasada y calabaza dulce, una combinación peculiar y muy sabrosa.

Solo un consejo si viajas a Mallorca y quieres llevarte a casa algunas buenas ensaimadas: encárgalas en las pastelerías tradicionales del centro de Palma (Forn des Teatre, Forn de la Glòria, Forn de Santo Cristo, etc). Sobre todo, no cometas el error de comprarlas en el aeropuerto.

Leave a Reply