Ibiza: buceando en los restos del Don Pedro

0 comentarios
 

El 11 de julio del 2007 el Don Pedro, un buque de transporte de la naviera Iscomar, se hundía en las aguas del puerto de Ibiza después de chocar y romper su casco contra los traicioneros islotes de Es Dau Gros, que jalonan la entrada al puerto.

El naufragio se saldó sin víctimas aunque sí hubo un vertido de combustible en el agua que encendió todas las alarmas. Por suerte, fue menor de lo que se creía y pronto las playas cercanas que habían sido cerradas por precaución volvieron a abrir. 

Desde entonces este pecio moderno se ha convertido en una atracción más de la isla, sobre todo para los amantes del submarinismo que tienen desde hace algunos años un aliciente más para viajar a la isla. El Don Pedro, construido en los astilleros del puerto de Santander en 1982, se unió a la larga lista de barcos hundidos que descansan bajo las aguas de las Baleares desde la época de fenicios y romanos. 

A pesar de las intenciones iniciales, se decidió no reflotar el buque: era demasiado costoso y en cualquier caso ya no representaba ninguna amenaza para el medio ambiente. 

Lo que atrae a los submarinistas de todo el mundo es que el del Don Pedro es el mayor pecio en Europa que se ajusta a los límites de profundidad del buceo recreativo. Una verdadera casualidad pero también una suerte para el turismo de la isla. Los centros de buceo certificados de Ibiza programan inmersiones guiadas al herrumbroso casco del barco, hoy colonizado por algas y moluscos. Para muchos, una aventura submarina para redondear sus vacaciones.

Leave a Reply