Los almendros en flor pintan Mallorca de blanco

0 comentarios
 

Como cada año por estas fechas, los campos y zonas rurales de Mallorca se tiñen de color blanco y rosado gracias al florecimiento de los almendros, una de las estampas más bucólicas y bellas del invierno en la isla.

Basta con salir de Palma, bien sea dirigiendo nuestros pasos hacia el norte, las montañas de la Serra de Tramuntana, o lanzándonos a recorrer las carreteras del interior, de las comarcas del Pla y del Raiguer,  disfrutando de un hermoso paisaje, tranquilo y evocador. En coche e incluso en bicicleta, se trata de una experiencia llena de encanto que nos acerca al verdadero espíritu de la Mallorca tradicional.

Aunque la imagen del turismo en Mallorca está fuertemente vinculada a la fórmula de sol y playa, cada vez son más los que eligen esta época del año para viajar a la isla. En concreto, la belleza de los almendros en flor atrae a un perfil muy concreto de visitantes: amantes de la naturaleza, aficionados a la fotografía, viajeros alternativos en busca de otra clase de experiencias, los que huyen del turismo de masas, los que desean vivir una experiencia romántica, etc.

Estos viajeros eligen hoteles rurales y agroturismos para sumergirse en este viaje tan especial. los paseos entre los campos de almendros en flor se completan con la visita a los mercados más auténticos del interior, llenos de sabor y productos autóctonos de gran calidad, como por ejemplo el de Sineu, y paradas gastronómicas en los restaurantes  y cellers de los pueblos del interior, donde probar las recetas genuinas de la cocina tradicional mallorquina.


Leave a Reply