Es Mercadal, un auténtico pueblo menorquín

0 comentarios
 

A medio camino entre Ciutadella y Mahón, en el corazón de Menorca, se encuentra el pequeño pero encantador pueblo de Es Mercadal, al pie del Monte Toro, la montaña más alta de la isla, y muy cerca del puerto de Fornells y las hermosas playas del norte.

Por tanto, podemos decir que se trata de una localidad pequeña, pero perfectamente ubicada para disfrutar de lo mejor de esta parte de la isla. Fue su posición estratégica la que motivó su fundación, en el año 1301, por colonos catalanes llegados a Menorca tras la conquista cristiana. Un centro donde celebrar el mercado semanal, de ahí su nombre. 

El mercado sigue siendo hoy en día uno de los mejores pretextos para visitar esta localidad y pasear por sus calles, pulcras y empedradas, custodiadas por blancas fachadas encaladas. La visita debe completarse con una subida al Monte Toro para contemplar las vistas y una buena comida tradicional en alguno de los restaurantes del pueblo aunque, quien prefiera las especialidades marineras no debe dudar en desplazarse unos kilómetros al norte y acercarse al encantador puerto de Fornells.

Es Mercadal es también la puerta de acceso a muchas de las maravillas naturales del norte de Menorca: las arenas doradas de Cala Tirant, el espectacular cabo de Cavalleria y su imponente faro, o las paradisíacas playas de Binimel·là y Cala Pregonda, aunque para acceder a ellas haya que meterse por complicados caminos de tierra.

Mejor aun si te acercas a Es Mercadal a finales de julio. Así podrás vivir las fiestas en la calle donde tienen lugar las competiciones de jinetes y corre la pomada (gin xoriguer con limonada y hielo) generosamente. Una versión reducida de las fiestas de Sant Joan de Ciutadella.

Leave a Reply