El templete de Son Marroig, en Deià

0 comentarios
 

Una parada obligada cuando recorremos las hermosas y serpenteantes carreteras de la Serra de Tramuntana en Mallorca es la de la mansión de Son Marroig, entre Valldemossa y Deià, propiedad del archiduque Lluís Salvador que la consideraba una de las casas mejores situadas de la isla. Por eso la compró en el año 1877.

El elemento más famoso y deslumbrante de este complejo es el mirador de Son Marroig un templete circular de inspiración clásica y esbeltas columnas jónicas edificado con mármol blanco de Carrara, concretamente de Seravezza. Una soberbia imitación del que se encuentra en la isleta del jardín Pallavicini, en Pegli, cerca de Génova. Lo mejor es que desde allí se contempla una fabulosa vista de la costa de Miramar, espléndida al sol de poniente.

Contemplar una puesta de sol desde el templete, un balcón abierto al mar y rodeado de montañas y bosques, es una de la experiencias más impresionantes de las que podemos disfrutar en Mallorca.

El Archiduque de Austria Leopoldo Salvador de Habsburgo desarrolló sus propias ideas sobre diseño de jardines en su finca de Son Marroig (la entrada a la casa, los jardines y el templete cuesta 4€) pero también a otros dos lugares próximos: Son Moragues, donde se encuentra un vergel con terrazas, escaleras que salvan un fuerte desnivel y un estanque ovalado; y Miramar, donde nuevamente se repite el tema de los balcones sobre el acantilado y el mar.

Leave a Reply