Pollença: moros y cristianos

0 comentarios
 

Con permiso de las espectaculares fiestas de Sant Joan de Ciutadella, tal vez los Moros y Cristianos de Pollença sea la festividad más importante y vibrante del verano en las Islas Baleares.

Como sucede en otras localidades mediterráneas españolas, esta tradición revive las sangrientas batallas entre los piratas berberiscos y los habitantes de las poblaciones costeras que sufrían sus incursiones a lo largo de los siglos.

Lo que hoy vemos es una batalla amistosa que rememora la heroica defensa del pueblo pollencí contra el ataque de los piratas aquel 30 de mayo del año 1550 en el que los vecinos comandados por Joan Mas consiguió derrotar y expulsar al mar a las huestes del temible pirata Dragut, uno de los corsarios más sanguinarios de la historia.

La mañana del día de la batalla justo al despuntar el alba todo el pueblo se da cita en la Plaza Mayor para cantar el himno de l´Auborada. Después llega la hora del baile de los cossiers y otros actos festivos que son el largo prólogo de la gran batalla, que por fin tiene lugar, puntualmente, a las 19:00 horas. Minutos antes Dragut y Joan Mas, interpretados por vecinos del pueblo que son elegidos cada año, protagonizaban un cara a cara e intercambian ofensas y amenazas. 

En el clímax de al fiesta, Joan Mas llama a sus vecinos a la batalla y justo después se produce el  espectacular y ruidoso choque entre los dos ejércitos, el momento más emocionante y esperado del día. Los cristianos vestidos con túnicas blancas y armados con palos, acaban por hacer retroceder a los moros, vestidos de colores y con la cara pintada de negro.

La historia se repite año tras año: Joan Mas se apodera del estandarte de los invasores, acto que marca el fin de la refriega y la derrota de los moros. Acto seguido empieza al fiesta donde no corre el mesclat (una terrible bebida elaborada con cazalla y palo mallorquín) y la música suena hasta el amanecer.

Leave a Reply