Puente de la Constitución en Baleares

0 comentarios
 

Si hay un destino mediterráneo atractivo para el Puente de la Constitución, ése es sin duda Baleares. No solo porque las islas, a las puertas del invierno, ofrezcan al viajero las bondades de su clima suave, sino también porque despliegan todos sus encantos naturales y un aspecto mucho más tranquilo y cautivador, lejos del bullicio del verano.

En Mallorca, a pesar de que el tiempo aun permite a muchos ir a la playa, es tiempo de explorar el casco antiguo y el paseo marítimo de Palma, una de las ciudades más elegantes del mediterráneo; también es la época ideal de lanzarse a recorrer los caminos de interior, internarse en el verde exuberante de las montañas de Tramuntana o perderse en los mercados tradicionales de los pueblos de las comarcas de Pla y Llevant. En coche, en bicicleta o a pie. Cualquier opción es buena.

También la temporada baja es un regalo valioso poder pasar unos días en Ibiza, un secreto bien guardado que comparten solamente algunos viajeros y la mayoría de residentes. La isla blanca del Mediterráneo (y también su hermana menor Formentera) es, en otoño y en invierno, un cofre lleno de tesoros: calas solitarias, paisajes de interior, la atmósfera siempre mágica de la isla...

¿Y qué decir de Menorca? Más que nunca en estos meses hace honor a su nombre de "la isla del viento", que hace bailar los árboles en los acantilados y riza las aguas de las playas y calas. Los amantes el turismo rural encuentran en Menorca un paraíso de senderos solitarios y embriagadores, entre yacimientos prehistóricos, prados donde pastan las vacas y pueblos que mantienen vivas sus antiquísimas tradiciones.

En resumen, cualquiera de las baleares es una excelente elección para pasar unos días de descanso y llenar nuestros ojos de belleza. Solo tienes que elegir la tuya.

Leave a Reply