Viajar a Ibiza en invierno

0 comentarios
 

Lejos de esa imagen estival de Ibiza, con sus playas y sus noches interminables, en invierno la isla blanca se ofrece a los viajeros como un destino hermoso y plácido, donde la magia se puede respirar en el aire: carreteras vacías, playas solitarias, precios mucho más baratos que en temporada alta y sin embargo un clima suave, nunca demasiado frío.

Así que una escapada a Ibiza en invierno es una excelente idea además de una gran sorpresa para el viajero. Es cierto que muchos de los hoteles que están abiertos en verano cierran a final de temporada y el agua del mar está demasiado fría para bañarse. En realidad esas son las dos únicas pegas que podemos poner a este viaje. El resto es simplemente maravilloso.

Es el momento de dejarse cautivar por una imagen más sosegada y bucólica de este paraíso mediterráneo. Las distancias son cortas y alquilando un coche estaremos en uno u otro extremo de Ibiza en cuestión de poco tiempo. Por ejemplo, podemos recorrer los pueblos y paisajes del interior, ir de compras en alguno de los mercadillos hippies de la isla, acercarnos a alguna cala solitaria a contemplar la puesta de sol y luego vestirnos para ir a cenar y tomar unas copas en el puerto de Ibiza.

Durante la época navideña el mercadillo hippy de las Dalias abre a diario ofreciendo esa extraña mezcla de influencias culturales. Por otro lado, los amantes de la naturaleza no encontrarán mejores fechas del calendario para recorrer el Parc de Ses Salines, callejear en el laberinto urbano de Dalt Vila o, si tenemos un alma soñadora, explorar los restos arqueológicos fenicios repartidos por toda la isla..

Son solo algunas ideas. El abanico de posibilidades de ocio en Ibiza es tan amplio en invierno como en verano. Eso sí, para disfrutarlas a un ritmo mucho más tranquilo.

Leave a Reply