Sant Antoni en Mallorca: fuego y dimonis

0 comentarios
 

El 17 de enero es una fecha importante en gran parte de la isla de Mallorca, especialmente en algunos pueblos del interior de la isla como Sa Pobla, Pollença o Artà. Se celebra la festividad de Sant Antoni, aunque la fiesta comienza el día anterior y con una noche donde el fuego y los dimonis (demonios) son los protagonistas.

Miles de personas de toda Mallorca, además de muchos turistas y visitantes se suman a las celebraciones de los poblers. Los preparativos se inician con la tradicional salida a la posesión de sa Llebre a buscar leña para las hogueras que iluminarán la fiesta callejera al caer la noche.  

En Artà en cambio se lo toman de otra manera y empiezan este día con un berenar o merienda a base de chocolate y ensaimadas a las ocho de la mañana en casa del Obrer Major. Después tiene lugar el pasacalles por todo el pueblo y los dimonis, símbolos de la maldad y tentación humana, se hacen dueños de las calles. Por la tarde, se leen fragmentos de la vida del Santo y se canta un himno llamado Lo Elogi

Pero el momento más emocionante es por la noche, cuando reina un maravilloso caos: en la noche de fuego de Sant Antoni todo está permitido. 

En otros pueblos como Pollença, Muro o Alaró la jornada importante es la del día 17. En Pollença por la mañana tiene lugar la tradicional procesión y bendición de los animales y justo después el pueblo entero sale a la montaña a buscar el Pi a Ternelles, el tronco pelado de un gigantesco pino de unos 20 metros que será trasladado a la Plaça Vella donde se erigirá como un monumento y un desafío: todos los jóvenes del pueblo intentarán subir por él. Quien lo consigue es colmado de honores.

Leave a Reply