Macarella y Macarelleta, dos playas de ensueño en Menorca

0 comentarios
 

Aguas cristalinas, arena blanca, un entorno completamente virgen, rodeado de bosques y donde reina el silencio... Esta es una buena descripción de la que para muchos es la mejor playa de Menorca. Nos referimos a Cala Macarella, en la costa sur de la isla.

El secreto de su estado de conservación casi perfecto está en su aislamiento. Para llegar hasta este pequeño paraíso hay que circular por una carretera estrecha que se adentra en un espeso pinar y se convierte en un camino de tierra lleno de baches. Hay que aparcar lejos y continuar a pie unos 10 minutos hasta el mar.

Pero el paseo merece la pena porque lo que nos encontramos al final del camino es una de esas calas color turquesa que parecen una postal del paraíso. Ni siquiera en los meses de verano la playa presenta un aspecto abarrotado ni mucho menos, aunque es inevitable la presencia de alguna que otra embarcación de recreo a la entrada de la cala. La belleza, el mar, la paz son los ingredientes que hacen de esta playa uno de los mejores rincones del Mediterráneo, sin exagerar lo más mínimo.

Y sin embargo hay otro tesoro escondido en Macarella: una cala aún más pequeña escondida tras un peñasco al oeste de la misma. Hay que tomar un sendero que bordea la costa par allegar hasta ella, una versión reducida y si cabe aún más encantadora de la playa. Esta minúscula cala, una de las joyas de la costa menorquina se llama Macarelleta. No dejes de visitarlas en tu viaje a la isla este verano.

Leave a Reply