Ferias en Mallorca en otoño

0 comentarios
 

El verano se estira siempre un poco más en el Mediterráneo que en el resto de España, también en las islas, por eso el calorcito y el buen tiempo hacen que siga siendo una buena idea viajar a Mallorca en septiembre, octubre y noviembre. No solo para ir a la playa (¡por qué no?) sino también para disfrutar del colorido de las ferias en Mallorca en otoño.

Un clima más suave y sin las masas de turistas de la época estival son dos buenos argumentos, y para acabar de decidirse, toda una lista de fechas en las que acercarse a la cultura y las tradiciones mallorquinas a través de sus fires (ferias). Estas son las que no te puedes perder si viajas a Mallorca en otoño:

  • Fira del Meló, la feria del melón de Vilafranca de Bonany, en la que se rinde tributo al producto más característico de esta zona. Hay un vistoso concurso en el que se premian los más grandes y sabrosos melones que se producen en la huerta de este municipio de la comarca del Pla. No falta el concurso de comer melones 
  • Festes des Vermar, la fiesta de la cosecha en Binissalem, para probar el primer vino de la temporada. Aquí está el corazón vinícola de la isla y algunas de las mejores bodegas. Lo más divertido es la guerra callejera de uvas y el concurso de pisadores, pero sobre todo las jornadas gastronómicas en las que es tradición probar los fideus de vermar, bien picantes.
  • Mostra de la Llampuga en Cala Ratjada. Este delicioso pescado solo se pesca en otoño, y solo en Mallorca. En toda la costa de Llevant se cocina y se consume de mil formas. 
  • Dijous Bo de Inca, el gran jueves del año para la pequeña ciudad del interior de la isla, a la que acuden visitantes de todos los rincones de la isla, llena de mercadillos, música y mucha animación.
  • La Fira de la Sobrassada de Campos rinde homenaje al producto más conocido de la isla, la gran delicatessen.
  • Una cita muy especial cada mes de noviembre es la Fira de l´Esclata-Sang de Mancor de la Vall, el punto de reunión de los buscadores de setas de la isla y de los amantes de los productos de la montaña. Es además una ocasión de oro para descubrir uno de los pueblos más bonitos de la Sierra de Tramuntana. 

Leave a Reply